¿Para qué sirve un Sexólogo/a?

31.05.2020

Falta de deseo ante los encuentros eroticos, eyaculaciones rapidas, ausencia de orgasmos, dolor al tener relaciones, son ejemplos de las demandas que acuden a los despachos de los sexologo/as hoy en día.

Si alguien siente que sus relaciones no son del todo satisfactorias, acuden a estos profesionales. Pero la tarea del sexólogo no se limita a resolver las dificultades relacionadas con los encuentros eróticos. Sería muy poca tarea, muy poca, para una ciencia que mira cara a cara al resto de las ciencias y no quedarse en lo que sucede con los genitales, el coito y el orgasmo.

 Los profesionales de la sexólogia van más allá del coito y construyen su disciplina sobre los cimientos de la diversidad y la igualdad, enfocados en los cuerpos, los erotismos y los placeres, todo en plural. Así lo entiende también la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando define Sexualidad: "Aspecto central del ser humano que está presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades y los roles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción. Se siente y se expresa a través de pensamientos, fantasias, deseos, creencias, actitudes, valores, comportamientos, prácticas, roles y relaciones".

CONFORME A ESTA DEFINICIÓN, LOS SEXÓLOGOS/AS deben contribuir a que las personas aprendan a conocerse mejor; a que sepan más sobre la fisiología del placer y la reproducción, los genitales, el cuerpo y la respuesta sexual, tanto del propio cuerpo como del ajeno, con todo lo que puede ser igual o diferente; que aprendan a aceptarse, con su identidad sexual y su orientación del deseo.

Los sexólogos/as ayudan a que las personas escuchen los deseos propios y respeten los ajenos, aprendan a encontrar respuestas, se den permiso para experimentar o para no hacerlo y traten de ser coherentes con los propios valores; siempre desde la ética del placer compartido y evitando las consecuencias no deseadas.

Para conseguirlo, pueden tratar en los colegios, directamente con los alumnos, pero siempre en colaboración directa con profesores y familias.

Pero las tareas educativas van más allá y abarcan otras etapas evolutivas: se puede trabajar con grupos de mujeres, personas mayores, parejas, personas con discapacidad o diversidad funcional, grupos de jóvenes en actividades de ocio..

Desde un despacho, las tareas son igualmente múltiples. A las consultas relacionadas con la intersexualidad o la transexualidad, las vivencias poco satísfactorias repecto al propio cuerpo, los complejos o la insatisfacción, se añaden las dificultades con las fases de la respuesta sexual, el deseo- cuando se inhibe o se dirige a objetos poco habituales-, la excitación o la búsqueda de claves para mejorar el ajuste erótico o el cortejo. Y, por supuesto, en cada uno de los casos debe mantenerse la expectativa de diversidad.

Revista muy interesante nº466, Año Marzo 2020 . Autor :Carlos de la Cruz, Sexólogo.